Acerca del mundo real y su construcción

Una de las cosas olvidadas desde que me independice y me convertí en un Porteño Cabeza de Departamento fue esa capacidad de sentirme útil en el Mundo Real ®

El donde y como trabajo, vendiendo abstractos espejitos de colores en forma de pixeles, servicios intangibles en una industria intangible de bits y bytes, te hace perder de vista todos y cada uno de los pasos en donde seres humanos reales hacen cosas reales. De esas que se pueden ver y tocar.

Mudarse a un lugar con cosas por hacer, con espacio para trabajar y guardar herramientas, y sobre todo, tremendas ganas hicieron que mis manos y cabeza se limpien de óxido y arranquen a crear. Mi cuerpo acusa recibo de años de estar sentado moviendo solo las falanges. No importa. Mi abstracción, foco y concentración por horas sobre una misma idea agradecidos, sin distracciones ni multitasking es un descubrimiento maravilloso de un mundo posible.

En paralelo, la búsqueda de materiales te lleva, a veces, a lugares inciertos. Fabricas a las que creías imposible de acceder, buena onda de capataces que te muestran su trabajo y emprendedores solitarios que tienen su taller en el fondo y crean y venden. Todo suma.

El titulo de esta reflexión diaria es ambicioso y pedante. Pero el mundo real cada vez se encuentra mas lejos de esto que elegimos que son las computadoras, teclados, internet y +8hs sentados en una silla. Todo es una construcción y ese mundo que armaste también puede cambiar y ser cambiado.