Felicidad

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola. La felicidad es como una mariposa  que, cuando se la persigue, siempre esta fuera de nuestro alcance: pero si te paras y te sientas en silencio, podría posarse encima de ti.

La felicidad suprema en la vida es tener la convicción de que nos aman por lo que somos, o mejor dicho, a pesar de lo que somos.

El ruiseñor y la rosa, Oscar Wilde