Golpe bajo

Con otro relato del destino, en otra circunstancia, jugando al vida con otras cartas; en este instante no estaría intentando poner en palabras cosas que tengo en mi cabeza… En ese camino que la vida no tomo hace 3 años, hoy me estaría preparando para celebrar los 91 años de una de las personas mas importantes de mi vida: mi abuelo.

Pero, como siempre, la vida hace lo que se la canta el orto y en su constante arremeter, cada tanto, te mete un golpe bajo.

Esa mano que, cuando baja pesada, te tira contra las cuerdas, te deja inconsciente, y te devuelve luego de un par de cachetazos y agua fría, sin esa parte tuya que tanto querías y que ya no va a estar mas.

Afortunadamente todavía ese guante certero no pego en la zona donde la maquinita guarda buenos recuerdos.

Vos y yo no nos podemos quejar entonces, buenos recuerdos quedan un montón.

un comentario