Las prioridades

Pocas, poquísimas cosas en esta vida no son una total y completa perdida de tiempo.

Las obligaciones obligan, movilizan y establecen las prioridades de facto. Las prioridades suelen estar cambiadas.
Normalmente esas prioridades son una total y completa pérdida de tiempo. No valen la pena. Hay que hacerlas pero no valen la pena.

Al final (y durante) del camino, las pocas cosas que valen la pena, son esas que postergaste una y otra vez.

un comentario

  1. Lo que hay que hacer es darle prioridad a las cosas que si valen la pena para vos. No es un problema de las prioridades en sí, sino del órden que vos le asignas.

    No seas tan grumpy, es fin de año ya… relax :)