Rubén, parte 1.

Querido diario, hoy cené con Rubén, una persona desconocida.

53, un atado por día, y no menos de 8 horas con el culo sobre las bolitas de madera que lo separan de la butaca de su fiat siena año 2002, negro, con techo amarillo y numero de licencia un mil cuatrocientos setenta y dos. Casado en primeras nupcias y divorciado, 3 pibes. El mayor, también tachero, su orgullo.

Uno al lado del otro, solos, mirando los recortes de diarios y revistas que la gente de La Mezzetta , tradicional pizzería porteña, cuelga en las paredes solo para alimentar la mística.

Comíamos mientras hablábamos, o al revés, no se.
El, una fugazzeta, la especialidad de la casa; y una con jamón y morrones, regado por un mini-sifón de soda. Yo, dos de muzzarella y un porrón de Stella Artois negra.

De reojo mirabamos Velez – Temperley, partido por la fecha 19 del torneo eterno de 30 equipos. Match que jamas se hubiese jugado de no ser por esta unificación de torneos que vaya uno a saber que negocio oculta.

El partido iba 1-1. Una jugada capta su atención, interjecta, me lleva a mirar la tele, y dice: es gol. La pelota la tenia un jugador de Temperley en mitad de cancha. Sin embargo, segundos después, ese jugador hizo la jugada que termino con Vilchez determinando la victoria del equipo de sur.

No me importa Velez, mucho menos Temperley, y un poco menos Vilchez. Me importa Rubén, al menos en esta fracción de mi vida.

Vuelvo a la pizza. Rubén se limpia la boca con esas servilletas que solo esparcen el aceite y que las pizzerías se empeñan en seguir usando, habiendo eliminado el último bocado de fugazzeta de su plato, me dice:
– ¿En que andás, pibe? En lo que sea, dale para adelante.

Mi respuesta instantánea fue un simple y certero: Gracias.

Rubén no supo en que ando, que hacía ahi: un viernes 23hs en Alvarez Thomas y Elcano, solo, comiendo una pizza, mirando la pared y, de reojo, Velez vs. Temperley.
Tampoco sabrá todo que significa, en este momento puntual de mi vida lo que me dijo.

Espero que con el gracias haya sido suficiente.