Working Class Hero

Hace un tiempo, mi querida @cecisaia hizo una pregunta tan pero tan interesante que fue casi reveladora y me quedó (y queda) dando vueltas en la cabeza.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Y pensando, en cosas realmente “grandes”, la última vez había sido el viaje, que ya pasaron 2.5 años. Una bocha.

Pero este post viene a hablar de cosas nuevas, de cosas que hice por primera vez en estos casi 28 años de vida.
Y precisamente esta fue en un orden importante en mi vida: El trabajo. Esa faceta de mi existencia que –urgente– necesitaba algo nuevo. El volantazo pegado en la senda de la vida del trabajador independiente (que es así desde mis dulces 17) me convirtió hoy en algo con lo que venia coqueteando y que jamas había experimentado: trabajar en relación de dependencia.

(Ta-Da! ya se puede anunciar (?)) Más precisamente, hace exactamente un mes entre a trabajar en Emerging Cast

Emerging Cast una productora de contenidos online en formato de texto y videos, con publicaciones propias, en pleno crecimiento, y de la mano de dos grandes: Max Goldenberg (@goldenmax) y Damián Voltes (@voltes)… Básicamente, entro a hacer solamente lo que me gusta (y no a lidiar con 999 cuestiones externas que te sacan las ganas de vivir en sociedad (a.k.a. prender fuego un banco)) y de la forma en que me gusta (con el foco en un producto (long-term) y no en clientes (short-term)).

Entre tanta vorágine, novedades varias:

  • Horarios: salir del libertinaje absoluto que fue mi vida hasta hoy y comenzar a enmarcarme en horarios (aunque flexibles, horarios al fin).
  • Trabajar en un proyecto ajeno: aunque tratándolo como propio, las ideas generales de proyecto y negocio son de otros y uno viene a formar parte. Es una posición nueva a la que tengo que adaptarme.
  • Volver a trabajar en long-term: volver a poner el switch en análisis a largo plazo, en crecimiento, en métricas y en desarrollar un producto todos los días sin aburrirse. Trabajar para clientes hace que los proyectos nazcan y mueran en plazos cortos (1 mes ya es un proyecto largo). Hay que volver a pensar distinto
  • Compañeros de trabajo: salvo socios, jamas tuve compañeros de trabajo. Jamas.
  • Idoneidad: tener que, en algun punto, rendir cuentas y poder estar a la altura de los desafios que se vienen. La independencia te genera el vicio del -no jefe- que, para voluntades poco estrictas, puede ser malo.

Decisiones que uno toma sin saber mucho en que va a resultar; esperando al menos que no sea tan malo. Un salto de fe, la búsqueda de un nuevo rumbo. Simplemente hacer algo por primera vez, una vez mas.
Por suerte, en el corto plazo ya me di cuenta que es la mejor decisión que pude haber tomado.
No se muy bien en que derivará esto, solo se que por el momento estoy muy contento.

@j0an esta feliz, como Riquelme (?)

9 comentarios

  1. Me alegro mucho por vos chamigo :D

  2. Rodrigo says:

    Primero, felicitaciones.

    Me tocó mucho tu post… sobre todo teniendo en cuenta todas las frustraciones diarias con las que tenés que lidiar en el día a día si laburás en forma independiente.

    Mucha merde!

  3. ludomatic says:

    *leap of faith* :D

  4. @laclaux says:

    el giro inesperado en la dirección correcta <3

  5. Ceci says:

    <3 <3 <3

    Cuánto me alegro!! :D

  6. Esteban says:

    Felicitaciones, Max y Voltes tienen suerte! :)

  7. j0an says:

    ¡¡¡gracias a todos por las buenas ondas!!!

  8. Ezequiel Lauria says:

    Excelente desición y mucha suerte!